Modalidades tradicionales de caza

Cetrería

cetrería El diccionario de la RAE define la cetrería como “arte de criar, domesticar, enseñar y curar a los halcones y demás aves que sirven para la caza de volatería”, y también como “caza menor que se hace con halcones, azores y otras aves”. Es uno de los ejemplos más antiguos de la simbiosis entre el hombre y el animal. Sus orígenes se remontan a 4.000 años atrás en las zonas esteparias de Asia,  y ya en el siglo V aparece un primer testimonio gráfico en los mosaicos de la Villa del Halconero en Argos (Grecia).

En la España moderna su gran impulsor fue Félix Rodríguez de la Fuente, autor de uno de los libros de cabecera de los cazadores amantes de este arte, ‘El arte de la cetrería’.

En noviembre de 2010 la Unesco declaró la cetrería Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por ser uno de los métodos de caza tradicionales más antiguo, selectivo con las presas cinegéticas, no contaminante y respetuoso con el medio ambiente.

Actualmente las medidas más practicadas en España son:

  • Bajo vuelo, en el que el ave se porta en el puño y arranca en persecución directa tras la presa, de caza menor.
  • Altanería con halcones, en la que el pájaro vuela alto y desde ahí busca las presas que se le levantan.
  • Alto vuelo, donde el halcón sale desde el puño en persecución directa de otras aves.

Asociación Española de Cetrería y Conservación de Aves Rapaces. enlace

El milenario arte de la cetrería, declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. enlace


Montería ibérica

Red deer stag silhouette in the mistMonteria2
La caza de montería es una modalidad de caza mayor cuyo origen se pierde en el tiempo y en la que tienen un especialísimo protagonismo los perros de caza. Las primeras noticias sobre monterías datan de la Baja Edad Media, cuando distintas casas reales y nobles europeas de Portugal, Castilla, Francia… encargaron la elaboración de Tratados de Caza, actividad favorita de la clase dirigente en aquel tiempo. Esos tratados, de los siglos XIV y XV, nos remontan a una caza tradicional en los que el cazador, los perros y la naturaleza se combinan de una manera singular.

En términos cinegéticos, la montería consiste en cerrar una determinada extensión de terreno, generalmente de sierra o dehesa, con cazadores (monteros) apostados en lugares de paso y huidas naturales de las reses, para posteriormente realizar sueltas de  perros (rehalas o recovas) de manera coordinada. Los perros levantarán los animales de la ‘mancha’ y los cazadores tratarán de abatirlos en su huida.

Se trata, por tanto, de una modalidad de caza colectiva, con un gran número de personas implicadas y que conlleva, además, una jornada de convivencia en el medio natural.

En el mes de noviembre se firmó un acuerdo de defensa de la montería suscrito por España y Portugal al que se sumó la ONC y que, entre otras cosas, declara la montería ibérica como bien de especial protección en Portugal.

Este acuerdo pretende asimismo promover la defensa de los perros de rehala y la montería tradicional, así como la sostenibilidad de las razas ibéricas de perros en ambos países.

Acuerdo en defensa de la montería entre España y Portugal. enlace


Silvestrismo

silvestrismoLa captura de aves de la familia Fringillidae para su mantenimiento en cautividad y su adiestramiento para el canto es lo que se conoce como silvestrismo, una actividad con gran tradición en España al menos desde la Edad Media. Las especies de aves fringílidas de las que se permite la captura en toda España son el jilguero, el verderón común, el pardillo común, el verdecillo y el pinzón vulgar. Se estima que actualmente en torno a 50.000 personas en toda España practican esta actividad ancestral, combinando la captura de estas especies con el mayor respeto al entorno.


Caza de perdiz en mano con perro

cazaenmanoLa caza de perdiz es una modalidad cinegética con miles de años. Ya en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida un mosaico representa una jaula con un perdigón y un hombre con un arco y una flecha junto a otra persona que está recogiendo aceitunas. Es decir, que el periodo del año de la caza de perdiz incluso se ha mantenido a lo largo de los siglos.

Hay crónicas que hablan de esta modalidad en el Antiguo Egipto, y también se cita en las fábulas de Esopo.

En el caso concreto de la caza de perdiz en mano con perro, es imprescindible un perfecto conocimiento del territorio así como del arma a utilizar. Hablamos de rastreo, de convivencia y trabajo con perros, de paciencia… de vivir la naturaleza, en definitiva.


Parany

parany

El parany es una antigua tradición de caza de tordos con liga. Los practicantes históricos de esta variedad cinegética, hoy no autorizada en nuestro país pero sí en otros del entorno europeo, han desarrollado un léxico propio, refranero, anecdotario, exquisitas recetas culinarias y una cultura peculiar, siempre en conexión constante con la naturaleza.

Existen restos arqueológicos que demuestran que la caza de zorzales se remonta, al menos, a hace más de 2.250 años. La representación más antigua de una escena de caza de pájaros con liga se conserva pintada sobre una ánfora griega en el Museo Nacional de Tarento.

Desde entonces, son continuos los relatos que nos hablan de esta práctica que incluso aparece en versos del poeta Juan de Arquijo, que vivió en los siglos XVI y XVII: “En segura pobreza vive Eumelo con dulce libertad, y le mantienen las simples aves, que engañadas vienen a los lazos y ligas sin recelo”.


Perdiz con reclamo

«Perdiz roja» por Juan Lacruz - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

«Perdiz roja» por Juan Lacruz – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

Los orígenes de la caza de la perdiz con reclamo se remontan a los tiempos prehistóricos (en el yacimiento de Tossal de la Roca se han encontrado restos de perdiz roja de unos 13.000 años de antigüedad). Desde los primeros tiempos la perdiz enjaulada ya servía de reclamo, y una vez que no servía para atraer perdices salvajes se usaba como alimento. Esta modalidad de caza prácticamente no ha evolucionado a lo largo de los siglos (sólo han cambiado las armas que se utilizan) y sigue siendo uno de los mejores ejemplos de la unión entre el cazador y la naturaleza.


La caza de la torcaz en el norte de España

paloma-torcazLa caza de torcaz durante diferentes periodos ha sido siempre una ilusión y la única referencia cinegética válida para muchos cazadores específicos de torcaz, principalmente del País Vasco y Navarra, dos territorios donde llevan 700 años cazando la paloma en pasos tradicionales. Hay citas en el Fuero de Navarra del siglo XIII indicando medidas de protección para la especie que empezó a ser cazada por los monjes de Roncesvalles en las cercanías de los conventos. La entrada de palomas por el Pirineo (pasa) se inicia históricamente hacia el 20 de septiembre y se prolonga hasta el 25 de noviembre, afluyendo con mayor intensidad durante la luna llena. La contrapasa tiene lugar entre el 15 de febrero y el 20 de abril.