Historia

Historia1La ONC da sus primeros pasos con el nuevo milenio y ve la luz a finales de 2002. Su objetivo es defender la caza y la naturaleza en España aglutinando a todos los sectores implicados en dicha actividad, siguiendo el modelo francés.

Entre sus primeras tareas, la ONC y FEDENCA trabajan en el estudio de las semillas modificadas, utilizadas en gran parte de la agricultura española cuyo efecto, sobre las especies cinegéticas granívoras, es muy negativo, con un apartado propio para la perdiz roja española. En 2003 la ONC comienza su labor de difusión participando en la feria anual FITAC (Feria Internacional del Tiro, las Armas y la Caza) celebrada en Madrid. Participa en la presentación del Foro Red Natura e inicia jornadas de trabajo conjuntas con la Guardia Civil. La presidencia corresponde a Andrés Gutiérrez, presidente de la FEC.

En 2004 la ONC realiza sendos seminarios en Madrid y Soria sobre los accidentes de tráfico con animales silvestres, con las graves implicaciones que ello tiene para los accidentados, los cazadores y los titulares de los cotos de caza. Seminarios, que fueron acogidos en el Congreso de los Diputados y aprobadas allí sus conclusiones para transformarlo en ley. Con el nuevo texto, la responsabilidad recaería en los titulares y propietarios de cotos, sólo en aquellos casos en los que el accidente sea consecuencia de la acción directa de la caza o la mala conservación del terreno acotado, como ya ocurre a día de hoy.

En 2005 asume la presidencia, tras la renuncia de Andrés Gutierrez, Hilario Sánchez Ballesteros, con Juan Antonio Sarasketa Leguina como Presidente Adjunto y Director Ejecutivo de la ONC. Entre sus trabajos se sitúan la reforma del Reglamento de Armas, el análisis de la toxicidad de las semillas y su influencia en la fauna, el Foro Red Natura, así como las gestiones encaminadas a permitir una caza controlada en los Parques Nacionales.

En 2005 llega la amenaza del virus de la Gripe Aviar y la ONC difunde desde Internet medidas de prevención y actuación ante posibles contagios. Primeramente para las personas relacionadas con las aves migratorias, luego para los cazadores y la gente del campo en general, ante la previsible pandemia de un virus que, gracias a Dios, nunca llegó a expandirse ni a convertirse en epidemia alguna.
En ese año se presenta también una alternativa para los cerramientos de los campos de tiro eventuales, en principio bien acogido en el ICAE y que permite ofrecer una solución para las múltiples tiradas locales al plato en toda España.

En 2006 la ONC defiende la caza controlada en los Parques Nacionales y prosigue su tarea de información participando en las principales ferias del sector a nivel estatal, como Venatoria, Ficaar o Fitac. Ese año se crea la tarjeta de colaborador de la ONC y se llega a un acuerdo con la Fundación Mapfre para prevenir los accidentes con los animales silvestres; además, se presentan dos proyectos para fomentar la seguridad. A mediados de 2007, la Comisión Interministerial Permanente de Armas y Explosivos (CIPAE) aprueba el sistema de cerramiento para campos de tiro eventuales propuesto por la ONC un año antes.

En 2007 se realiza una campaña solidaria contra el abandono de animales antes de verano pero la llegada de nuevas y restrictivas leyes del gobierno español contra los intereses de la caza comienzan a preocupar en todos los sectores representados en la ONC.

En 2008, ya con Juan Antonio Sarasketa como presidente, se convoca y organiza junto a ASAJA y la RFEC la histórica manifestación de cazadores y amantes del campo y la naturaleza en Madrid. Allí, medio millón de personas salió a la calle para rechazar las limitaciones que pretendía imponer a la caza la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad.

En 2009, la ONC sigue trabajando en la Propuesta de Modificación al Reglamento de Armas, Proyecto Semillas, Proyecto Accidentes de Tráfico provocados por atropello de fauna, entre otros.

En verano de 2009, y tras una nefasta media veda en el norte peninsular, desde la ONC se desarrolla y emite un “Protocolo de buenas prácticas para agricultores y cazadores” una especie de acuerdo escrito en el que unos y otros ofrezcan una mejora de las condiciones para ambas partes, de manera que se puede generar más vida silvestre y los cazadores sean respetuosos con el medio natural que comparten.

Aunque de una forma más soterrada, diferentes personas y entidades vinculadas a la ONC, y en su nombre, siguen desarrollando trabajos importantes a favor de la caza.

Aunque no se anuncia en los medios de comunicación y la ONC pierde fuelle desde su página propia de Internet, las tareas que se siguen desarrollando en2009 son: un nuevo Reglamento de Cartuchería, mejor que el anterior; una acorde regulación de armeros para la guarda de rifles; la propuesta de acuerdos con los agricultores para favorecer la caza en el campo; el casi acabado estudio de intoxicación de las perdices. Mientras, se sigue trabajando sobre mejoras para el Reglamento de Armas y otros asuntos de máximo interés para la caza.

En 2010, la ONC estará también en el grupo de trabajo de la caza dependiente del “Consejo Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad”, formado a finales de 2009 y que emana de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y la Biodiversidad. Es órgano colegiado de participación entre los sectores implicados en la conservación del patrimonio natural y la biodiversidad. Lo integran representantes de Administraciones públicas, organizaciones ecologistas, empresariales, sindicales, agrarias, asociaciones de consumidores y usuarios, colegios profesionales, CSIC, representantes universitarios, organizaciones no gubernamentales, APROCA, ONC y la RFEC, así como cofradías de pescadores y propietarios de terrenos en espacios protegidos y entidades de custodia del territorio.

Durante el año 2011 la Oficina Nacional de la Caza se enfrentó a un proyecto de Reglamento de Armas absolutamente lesivo para todos los cazadores realizando gestiones con partidos políticos y altos cargos del Ministerio de Interior, presentando más de 20.000 alegaciones que consiguieron paralizar este proyecto, algo realmente sorprendente que demostró los logros que se pueden conseguir por parte del mundo de la caza cuando actúa unido.

Ese año 2011 también se enfrentó a un proyecto de Reglamento de Artículos Pirotécnicos y Cartuchería, que sustituiría al aprobado en 2009, pretendiendo imponer grave restricciones a los cazadores. La movilización alrededor de este proyecto fue también importante presentando casi 15.000 alegaciones.

Ese año empezó a dar frutos el Proyecto Semillas, demostrando científicamente que las tesis de la Oficina Nacional de la Caza sobre la contaminación de los campos y la muerte de perdices a causa de semillas tratadas era un hecho  incontrovertible. Se inició una campañade concienciación a través de revistas e informes directos que se remitieron a todas las consejerías de agricultura y medio ambiente de las comunidades autónomas.

Durante el año 2012 arreció la campaña de la Oficina Nacional la Caza para evitar que se controlará la compra de munición no metálica a los cazadores. Hubo entrevistas al máximo nivel, tanto político como administrativo, incluida una reunión de nuestro presidente, Juan Antonio Sarasketa, con el Director General de la Guardia Civil y el Secretario General Técnico del Ministerio del Interior.

Ese año 2012 también se inició uno de los proyectos más ambiciosos de la Oficina Nacional de la Caza con el fin de conseguir que se reconociera a la caza como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, lo que supondría situar el arte cinegético al nivel social de prestigio que le corresponde.

Uno de los mayores problemas con los que se encuentran hoy en día los cazadores es la retirada de permisos de armas por antecedentes administrativos absolutamente intrascendentes. Desde la ONC se están realizando diversas acciones y presiones ante la administración para que se limite las causas de retirada de permiso de armas. Se han iniciado las gestiones que permitan una coordinación entre las delegaciones del gobierno, Dirección General de la Guardia Civil  y Ministerio del Interior.

Historia3Durante el primer trimestre del 2013 se incorporaron a la ONC ocho federaciones autonómicas de caza (Andalucía, Cataluña, Aragón, Galicia, Castilla y León, Navarra, Castilla la Mancha y Extremadura) que representan a más del 70% de los cazadores federados españoles. Su participación ha sido importantísima a la hora de conseguir quereivindicaciones históricas de los cazadores se recojan en el Borrador de la futura Ley de Montes que regulara la responsabilidad de los accidentes de tráfico y daños en la agricultura entre otros temas. De esta manera la ONC se sitúa como la referencia en cuanto a número de cazadores y asociaciones relacionadas con el mundo cinegético y rural. Además de convertirse de forma inapelable en el interlocutor ante las administraciones a la hora de buscar soluciones para los problemas de la caza y de los cazadores españoles.

También se mantuvieron diversas reuniones en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente con el objeto de limitar o, mejor dicho, excluir la responsabilidad de los cotos y los cazadores en los accidentes de tráfico causados por animales silvestres, excepto en los casos en los que el accidente sea causado directamente por  una acción concreta de caza o un animal contemplado en el plan de gestión del coto.

Por último,  la ONC organizó un importante foro en el Ministerio de Agricultura el 14 de noviembre. Más de 20 expertos reflexionaron sobre la actual situación de la caza en nuestro país y sobre los retos del futuro.

El año 2014 ha sido muy positivo para el colectivo de cazadores ya que gracias al trabajo de la ONC se ha aprobado por fin una nueva Ley de Tráfico que pone fin a una injusticia histórica para los cazadores. Con el nuevo texto el colectivo cinegético pone fin a décadas de injusticia, puesto que hasta ahora eran los titulares de los cotos los que, con carácter general, debían de asumir los costes derivados de los accidentes con especies cinegéticas, aun cuando incluso no tenían capacidad ni para gestionarlas ni, en muchos casos, cazarlas.

En 2015 la Oficina Nacional de la Caza se convirtió en la única representantes de los cazadores españoles como miembro de la Federación de Asociaciones de Caza y Conservación Europeas (FACE). Allí está haciendo que se escuche su voz en asuntos como la directiva de armas y la reforma de las directivas de aves y hábitats. Además, en 2015 la ONC decidió impulsar aún más su apuesta decidida por una visión del sector cinegético como herramienta insustituible de conservación, lo que le llevó a modificar su nombre, que ha pasado a ser Oficina Nacional de la Caza, la Conservación y el Desarrollo Rural.

2016 se inicia con una serie de retos ante la Unión Europea y España. La nueva Directiva de Armas, donde la ONC está teniendo un papel protagonista a la hora de proteger el comercio a distancia. Asimismo, la ONC está defendiendo con uñas y dientes el derecho de los cazadores a seguir utilizando armas semiautomáticas, extremos en cuestión en la nueva directiva. En nuestro país nos encontramos a la espera de que se forme un nuevo gobierno para trabajar con ellos en el desarrollo de la Ley de Montes y del Plan Cinegético Nacional.

En marzo de 2017 la Asamblea General de la ONC ha elegido por unanimidad a Santiago Iturmendi como nuevo presidente. Entre los objetivos de la entidad para este año están la recuperación de la perdiz roja, la defensa del silvestrismo, la ampliación del periodo de caza de la torcaz en el norte, el silvestrismo y la situación del lobo.

Captura de pantalla 2017-04-06 a las 18.25.42

A todo lo anterior hay que sumar la incorporación de nuevas asociaciones a la entidad, que mantiene su permanente crecimiento con nuevas solicitudes de incorporación. Sin duda alguna, la ONC es el el mayor ente representativo de la caza y los cazadores españoles, TODOS VOSOTROS SOIS BIENVENIDOS A NUESTRA OFICINA.