ARRECAL reclama a Ciudadanos, PSOE y Podemos que frenen en el Parlamento de La Rioja la Ley de Protección de los Animales

ARRECAL reclama a Ciudadanos, PSOE y Podemos que frenen en el Parlamento de La Rioja la Ley de Protección de los Animales

La Asociación de Rehalas Regionales ARRECAL confía en que Ciudadanos, PSOE y Podemos den un paso al frente y apliquen el sentido común en el debate de la Ley de Protección de los Animales que estos días se debate en el Parlamento de La Rioja. Así, ARRECAL reclama a estas fuerzas políticas –una vez que el PP ya ha mostrado su rechazo- que frenen esta norma que responde únicamente a los anhelos de la ideología animalista y que, en último término, pretende dar a los animales un ámbito de protección y un estatus mayor que el de las personas.

ARRECAL, que ya presentó en su momento alegaciones a esta norma y mantuvo contactos con las diferentes formaciones con representación parlamentaria, confía en que impere el sentido común y La Rioja no se convierta en campo de experimentación del animalismo radical. La entidad quiere hacer un llamamiento al sentido común y a la reflexión de los diputados, ya que en momentos como éste es cuando deben dejar clara cuál es su visión del mundo rural.

Para ARRECAL, se está dando pábulo desde el Parlamento riojano a una propuesta que no es realista y que responde únicamente a la ideología animalista, pero que en ningún caso está adecuada a la realidad del mundo rural de La Rioja o a las necesidades de los propios animales que dice amparar. Más bien al contrario, es simplemente una sucesión de ideas, intenciones y posturas ideológicamente ligadas al movimiento animalista más radical.

Como ya denunció en su momento la Asociación de Rehalas Regionales Caza y Libertad, esta norma pretende regular cuestiones ya contempladas en nuestro ordenamiento jurídico, con una doble regulación. Además, se quieren establecer categorías de animales cuando menos sorprendentes, como es el caso de la “fauna salvaje urbana”, y trata de regular aspectos de la caza y la pesca ya regulados en sus propias leyes.

También incluye un control de la población de palomas mediante nicarbazina, un veneno que la norma califica de ‘pienso esterilizante’ y que adopta por ser una alternativa ética y eficaz; el uso de repelentes como púas (¿esto no es maltrato?) en ventanas y puertas de los edificios; y campañas de sensibilización para que los ciudadanos no alimenten a las palomas durante el tratamiento.

A todo esto se suma el excesivo intervencionismo de la una norma que con rango de ley pretende especificar hasta la temperatura del agua y la iluminación de los acuarios.

Otro de los aspectos preocupantes es el trasfondo mismo de algunas de sus disposiciones, encaminadas a avanzar en la humanización de los animales de forma descarada. La equiparación de las obligaciones de un veterinario con las de un médico de urgencias o el establecimiento de una sanción ante la omisión de socorro a animales accidentados son ejemplos claros de ello.

Asimismo, resulta llamativa la inclusión de los “programas de educación y concienciación por el respeto a los animales”, una fórmula diseñada para dar cobertura legal y fondos públicos a entidades animalistas. Pero la norma va aún más allá y otorga a estas entidades animalistas un poder inspector muy similar al actualmente reservado para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Finalmente, se establece un exagerado número de infracciones con hasta 82 supuestos y sanciones de hasta 25.000 euros, un amplio listado que recoge, incluso, actividades legales y autorizadas expresamente en el resto de España.

Por todo ello, ARRECAL ha elaborado el memorando ‘Motivos que impiden la tramitación de una exageración animalista’, que ha sido remitido a todos los partidos que participarán en la Ponencia sobre la norma con el objetivo de que sean conscientes del alcance real de lo que van a debatir.

 

Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •