Salir bien librado

Salir bien librado

Felipe Vegue. Presidente de ARRECAL y de la ONC

Estamos en puertas del comienzo de la tempora­ da montera. Los distintos calendarios nos van llegando más tarde que de costumbre por la incertidumbre que todos padecemos y, casi al mismo tiempo, la escalada de contagios y brotes con con­finamiento aumentan en la totalidad del país. Pareja a esta situación aumen­ta la ansiedad por planificar la tempo­rada y muchos nos preguntamos si no es recomendable disponer de un protoco­lo específico de la COVID-19 para estar tranquilos en nuestras jornadas monte­ras y aumentar la seguridad de las nor­mas generales que todos conocemos, ya que en lás monterías se viven situacio­nes específicas que no deben quedar sin respuesta ni protocolo.

Para que cualquier norma resulte eficaz hay que lograr la aceptación de la mayoría de los partícipes, así como que su empeño: seguridad y eficacia están unidas al compromiso de la mayo­ría. No vale el mal ejemplo dado por el Ejecutivo y las distintas administracio­nes que si por algo se han caracteriza­do es por dar palos de ciego, estable­cer medidas erráticas y la tardanza en implementar y obligar a cumplir con los protocolos.

Una de las asociacio­nes que presido, ARRECAL, desco­nociendo lo que se avecinaba -recor­demos que el primer caso en España de COVID-19 fue en La Gomera en enero de 2020-, editó a comienzos de la temporada anterior (2019/2020), con­tando con la colaboración de nuestros técnicos, la Guía práctica para rehalas: cómo no perderse el comienzo de tempo­rada.

De descarga gratuita para todos sin excepción y de la que Jara y Sedal se hizo eco en sus redes sociales, hoy esta guía me parece premonitoria: ni conocíamos ni se había hablado aún de esta pandemia, pero nos preocupaban otras enfermedades conocidas, puede que no tan agresivas pero igualmente preocupantes, como la tuberculosis, la brucelosis o la tan temida peste porcina africana (PPA) que afectan igualmen­te a nuestra economía y piezas de caza y que, cómo no, también podrían afec­tar a nuestros perros y -como ninguna parece estar libre de saltos y mutacio­nes- a las personas.

ESTA GUÍA RECOGE aspectos como la desinfección en el transporte, las vacu­naciones, las desparasitaciones, cuestio­nes relacionadas con la Seguridad Social, documentos y un largo etcétera para no olvidarnos de nada que pueda hacernos perder algún día de caza o la tempora­da entera.

Hoy, la COVID-19 lleva unos meses fastidiando la vida y ha originado multitud de problemas que nos obliga a actualizar esta guía con recomenda­ciones y un protocolo para rehalas -ojo, de no hacerlo antes la Administración competente, que no creo-. Una actua­lización dirigida principalmente, por supuesto, a nuestros socios rehaleros y especialmente dedicada a las distintas modalidades de caza con perros, como batidas, monterías, resaques … algo que considero necesario. Con esta guía que­remos dotar de más seguridad y respues­tas a las circunstancias específicas que se dan en nuestras monterías, cumpli­mentando a las generales ya existentes.

Aún queda lejos el aislar, reducir o solucionar este caballo apocalíptico que nos toca vivir. En los encuentros mon­teros nuestras rehalas, como todos los demás artífices, participantes y auxi­liares, deben seguir sí o sí unas normas que, por el bien de todos, no debemos obviar ni dejarnos caer en la confian­za de conocer y tener asumida la aten­ción que debemos prestar a la seguri­dad en nuestras monterías. Todos nos relajamos en muchos momentos y cumplir con cualquier norma es incómodo. El uso de masca­rilla y gel hidroalcohólico y el frecuen­te lavado de manos son aptitudes de respeto y crean un espacio de convi­vencia para que todos sigamos disfru­tando. Seguro que podemos prestar la suficiente atención y sentirnos mejor a pesar de tanta incomodidad.

(Puedes descargar aquí la versión actualizada en 2020 de la Guía práctica para rehalas)

Artículo publicado en Jara y Sedal en septiembre de 2020

Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •