EL PERREO

EL PERREO

Felipe Vegue. Miembro de la Junta Directiva de la ONC

Como explicaba en mi anterior artículo para esta sección sobre el I Foro de Bienestar Animal, los problemas para el sector cinegético en el tema del animalismo radical, acaban de empezar, todo lo que provienen de partidos Políticos y Asociaciones animalistas, son amenazas, calumnias y agresiones hacia todo un sector “El rural”. El intento de criminalizar a este colectivo, es exacerbar el odio inventando agravios inexistentes.

Es obvio que el ideario del bienestar animal se está convirtiendo en dogma, las Organizaciones animalistas-ecologistas utilizan las mismas armas que cualquier doctrina extrema, en esta deriva brutal sufriremos el “Mundo rural” el nacionalismo animal que deriva en episodios de violencia, insultos, atentados y vendettas un futuro que influirá negativamente,  en muchas cuestiones fundamentales de las normas legales que rigen nuestra actividad y el resto de las agrícola-ganaderas,  incertidumbre que debemos atajar YA, desde el convencimiento de nuestros estamentos y en general de todos, tenemos que invertir, una importante suma para desmontar, falacias, ataques y calumnias contratacando en todas las situaciones.

Tengo que comentarles que también los veterinarios preocupados en el tema, han tenido su jornadas los pasados días 3 y 4 de Noviembre en Almagro, las conclusiones estoy seguro, aclararán algunas de las dudas sobre el papel e incidencia fundamentales que estos profesionales tendrán sobre el tema de la ciencia veterinaria y en nuestras relaciones con los animales y esperemos que atajen la filtración de ciertos extremos.

Sabemos todos los que nos relacionamos con la Administración, que los veterinarios están alcanzando puestos decisorios, dentro de los distintos estamentos que legislan en materia cinegética  y rural, alcanzando puestos decisorios para mejorar cualquier norma y que esta, tenga efectividad en la aplicación legislativa , las Asociaciones afectados por esta avalancha de cambios legales,  comprobamos en primera persona, como Autonomías pasan de consultarnos aspectos sobre la futura política en bienestar animal, en casos como el actual de los perros potencialmente peligrosos, ni nos solicitan opinión/ información sobre manejo de ciertas razas,  su tenencia marca a las personas frente a la sociedad con graves adjetivos, (imaginemos lo que les espera en otros sectores con interacciones  de todo tipo, como la hípica, los toros, o los ganaderos), un problema que afecta una vez mas de forma muy grave a nuestras rehalas de perros fuertes, resueltos y seleccionados para una función específica, como es la caza mayor, exigimos, que exista un dialogo, al menos que conozcan de primera mano, las experiencias de los propietarios de estos perros.

Como las normas Autonómicas definen a los perros como animales de compañía, (aunque su dedicación y existencia  sea el trabajo y no viva en el hogar), en el tema del corte de orejas y rabos, no habrá ningún veterinario que se pueda  plantear  solucionarlo por las buenas salvo que caiga en desgracia y en el ostracismo, son heridas onerosas y repetitivas, (el coste, se dispara en atender  los mismos  perros una y otra vez) corte de orejas y rabo, en ciertas razas en una ventaja para el propio animal, que a nadie le interesa admitir, parece  importar muy poco a los defensores,  que dispongamos de animales dedicados a las funciones para las que nacieron y se seleccionaron, al rescate, a la ganadería o a la defensa contra los predadores, exigencia funcional excluida por una norma absurda y limitante.

No perece que nos estemos dando cuenta del alcance y de la gravedad que las ideas sectarias y excluyentes están alcanzando entre profesionales, unos, tienen a los animales domésticos como ocupación principal y el negocio es lo primero dejándose  abducir por la causa, otros la profesión, les lleva por la realidad de animales de producción, industria alimentaria, que no les deja demasiadas opciones de alejarse del ejercicio profesional para el cual se prepararon.

Tanto el presente como en el futuro viviremos escenas surrealistas y comprobaremos, como esta especie de histeria colectiva de lo urbano como correcto, volverá irrespirable muchas de las ocasiones donde en el trato con el mundo rural, quieran equipararle los sectarios a la violencia familiar, de género, sexual, política o de cualquier sino.

Necesitamos dar una vuelta importante a los planteamientos que hasta la fecha se han demostrado inútiles, manejando  mejor los tiempos y el hilo político, estando presentes en todos los estamentos donde se trate o legisle el tema. En cierto sentido, nuestro Primer Foro ARRECAL/Federación Andaluza /ONC, sobre “La Sociedad ante el Animalismo”,  contiene 12 conclusiones de primer nivel, que utilizadas como herramientas a futuro, pueden ser limitantes en cuanto a los ataques radicales, no solucionaremos nada, de seguir optando por la negación de una realidad que traspasa fronteras y que se está convirtiendo en el nuevo ideario político del presente siglo, somos muy dados, a construir puentes sin ingeniería.

Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •