PERSPECTIVAS SOBRE LA MEDIA VEDA DE ESTE AÑO

PERSPECTIVAS SOBRE LA MEDIA VEDA DE ESTE AÑO

JOSÉ LUIS GARRIDO

Publicado en FEDERCAZA (Nº 368) Agosto 2016

Hablaremos como en el inicio de cada temporada de las perspectivas que se presentan en gran parte de España para la media veda, que empieza en agosto, y para el periodo hábil de caza menor que se presume a la vista de lo que se ve en el campo en los primeros días de agosto, que es cuando he recibido más encuestas. La codorniz es la especie estrella de la media veda y la que atrae más a muchos cazadores. Parece que estamos ante una buena cosecha que quedará entre la 5ª y 6ª de lo que va de siglo. Parece también que va a haber un buen año de codorniz. Ya veremos ambas cosas cuando la cosecha esté en la panera y las codornices en la percha. De todas las maneras quiero alertaros algo sobre las cosechas y la cría de perdices y codornices que creo desmonta una controversia histórica: La cosecha y las capturas de codornices solo coinciden los años muy malos para las dos cosas.

ALGUNOS DATOS SOBRE LA CODORNIZ (Coturnix coturnix).-

Los científicos y expertos en codorniz consideran que a España llegan cada año entre trescientas cincuenta mil y medio millón de parejas de codornices y de éstas, que se aparean y anidan hasta el 80 %. La entrada de codornices y el éxito reproductor tiene unas fluctuaciones de unos años a otros que puede superar el 30% y lo mismo las capturas como podréis ver en la tabla correspondiente. El concepto de pareja no es el habitual ya que los machos son polígamos y en cuanto se aparean con una hembra, salen buscando otras de inmediato. No suelen estar más de 15 días en un mismo lugar. Pero las hembras son poliándricas y el 70 % de ellas se aparean con dos o tres machos. Se comprueba analizando los huevos, que a veces se ven distintos en el moteado a simple vista. El éxito reproductor puede llegar al 90% (media 70%) por lo que salen adelante entre cinco y ocho pollos por nidada. Esto supone que si las cosas se dan tan bien cada temporada, como dicen los números, alrededor de tres millones de codornices se pueden criar cada año en España, atendiendo a los datos que  pongo en el cuadro síntesis siguiente, sobre la dinámica poblacional de la codorniz.

Las conclusiones del proyecto “Nadal, J; Ponz, C.; Benedi, B. (2012). Anillamiento y seguimiento de la codorniz en España 2002-2011” son determinantes y demuestran que la codorniz se mantiene en capturas. El proyecto contemplaba un programa de monitoreo de la codorniz controlado por la Federación Burgalesa de Caza y patrocinado por la RFEC-FEDENCA. Durante diez años, 30 equipos de anillamiento hemos conseguido marcar 16.338 codornices y más de 400 Sociedades de Cazadores han aportado 25.077 muestras biológicas (una pata y un ala) de codornices abatidas. Con todo ello, se ha construido la mejor base de datos del mundo sobre la especie.

Gracias a este programa conocemos que la caza de la codorniz es sostenible y que cada año se comporta como un bien natural renovable que se repone (con las fluctuaciones propias de cualquier especie migratoria que en este caso son superiores el 30%) y pueden aprovecharse anualmente por esta sociedad.

Estimo que únicamente ha planteado problemas de sostenibilidad de la codorniz el año 2005, que fue año de muy mal crianza y el peor en capturas de estos quince años, 2000-2014. Las capturas se mantienen en los quince primeros años de este siglo, según se podrá constatar en la gráfica que acompaña a este escrito y que podrá verse por comunidades en las tablas de capturas que publicaré en el próximo escrito. Se mantienen las capturas  y ello a sabiendas que actualmente somos muchos menos cazadores. Tampoco se suman ya codornices de granja porque los impresos para reflejar las capturas ya disciernen entre codorniz común, (Coturnix, coturnix) silvestre y la de granja que es un híbrido de la (Coturnix, japónica) especie exótica invasora y ya no se suman como datos del coto, a no ser que el titular quiera engañar con los datos, que con carácter general nadie enreda, excepto quien desee hacerlo con algún fin comercial. Las repoblaciones de codornices ya prácticamente no se utilizan y menos como en la década de 1980 cuando eran una esperanza pensando que echándolas antes de la siega iban a mantener a las silvestres en nuestro coto. Esas repoblaciones pasaron a ser sueltas de caza inmediata en la década siguiente, que es una práctica más exitosa y que se suele hacerse en los cotos intensivos. Las capturas de codornices silvestres se mantienen estables en estos quince años de capturas.

El cuadro siguiente nos da algunas pautas de la dinámica poblacional de la codorniz común y silvestre que nos visita cada primavera.

 captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-9-33-08

Este cuadro nos sirve para comprender mejor el comportamiento de la codorniz y las posibilidades que en un año bueno tenemos con las dos nidadas que suele hacer.

COSECHA Y CAPTURAS DE CODORNIZ.- Una excelente cosecha y la pluviometría adecuada de la primavera invitan siempre a pensar y pronosticar que iba a haber codornices proporcionalmente a la generosidad de la cosecha. Pero no siempre es así exactamente. En el próximo artículo de setiembre os mostraré una tabla de quince años (Temporadas 2000-01 a 2014-15) en la que se manifiesta que las capturas de codorniz en España no se ajustan a las cosechas anuales de cereal, excepto en los peores años. Las dos peores cosechas en ese periodo coinciden con las dos peores temporadas de capturas de codorniz: la 15ª y la 14ª respectivamente de caza y cosecha. Sin embargo, la mejor cosecha de cereal de la historia (2013) coincidió con una de las peores temporadas de capturas; la de rango 12ª. Lo veremos con todos los detalles en el próximo número de setiembre. Los datos de estas tablas y gráficos son todos oficiales y remitidos por las consejerías afectas de las CCAA y el MAGRAMA.

No hay duda que es muy bueno para la cría de codorniz y perdiz que haya buena cobertura (buena cosecha), que defiende los nidos y polladas de la predación, pero es más determinante que las lluvias y las temperaturas se adapten a la dinámica poblacional de estas dos gallináceas y aparezca suave durante la nidificación, que ya buscan ellas “estar bajo teja”, y sobre todo, que aparezca algo de humedad en los días previos a la eclosión, que si va acompañada de buena temperatura, hará que el campo eclosione en insectos. Los pollos de codorniz y perdiz (guarnigones y perdigones) requieren proteínas durante las tres primeras semanas, pues es su alimento principal.

Los pollos de perdiz y codorniz comen en la 1ª semana de vida, chinches, pulgones, mosquitos (80% ingesta) además de mostaza blanca, berros, vezas y alfalfa; en la 2ª los insectos anteriores más arañas, saltamontes y langostas (70%), además de crucíferas, leguminosas y gramíneas y en la 3ª los anteriores insectos más hormigas (50%) y todos los vegetales anteriores que suponen el otro 50% de la dieta. Cuando fumigan el cereal en mayo o junio para combatir la nefasia, por ejemplo, los insecticidas aplicados a la parcela matan a todos los insectos. Menos mal que donde no aparezca la mala polilla no es necesario fumigar y los pollos encuentran esos bichitos imprescindibles guiados por las sabias madres.

Las estadísticas de capturas en España se hacen y publican por las consejerías afectas de cada CCAA con los datos que entregan los titulares de cada uno de los cotos que haya en la misma. Así se hace en toda España, menos en Murcia. Se conoce que en esa comunidad no tienen necesidad de conocer esos datos. ¿Me gustaría saber cómo conocen las bases de la gestión y controlan los planes de ordenación cinegética y en caso los cupos de caza? Pues de ninguna manera creo yo.

Las capturas de codornices en España durante los quince primeros años 2000 a 2014  (se refieren al primer año de cada temporada) han sido las de la gráfica siguiente.

 captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-9-33-22

Esta tabla con datos oficiales sobre capturas totales en España de estos quince primeros años del siglo XXI, es la referencia “más completa” de capturas a nivel nacional que se ha publicado hasta la fecha. En el próximo mes de setiembre incluiremos la tabla de distribución de capturas de codorniz en estos años por comunidades autónomas y temporada y daremos el rango de aprovechamientos, donde sacan ventaja Castilla y León y algunas de sus provincias, como Burgos.

Las fluctuaciones en estos quince años, entre el año más generoso 2011 (1.544.091) y el menos afortunado 2005 (1.056.590), han sido de 487.500 codornices que representan el 32 % (casi un tercio) de diferencia entre las capturas de esos dos años. Las capturas son directamente proporcionales al éxito reproductor de la especie en cada año.

Las capturas medias en España durante estos quince años han sido de 1.338.987 codornices. Comparativamente esa media de capturas en estos quince años supera ligeramente a las capturas medias de la década 1980-89, hace 35 años, que fueron de 1.385.358 codornices, según los datos del AEA (Anuario de Estadísticas Agrarias), que comenzó a datar e incluir en las estadísticas las capturas de codorniz por primera vez en esos años, pues anteriormente las codornices se englobaban como “otras aves”. Considerando que somos la mitad de cazadores que en 1990, año en el cual llegamos a 1.443.514 licencias y que las capturas son proporcionales cada año al éxito reproductor de la codorniz, podemos decir que la codorniz no plantea ningún problema de densidad poblacional, que su caza ha sido sostenible en estos 35 años y que sigue siendo perfectamente cazable porque en este tiempo las poblaciones se mantienen estables, aunque como todas las migratorias tienen diferencias altas de presencia de una año a otro, que son ajenas a la acción de cazar.

Las codornices hace 50 años eran mucho más abundantes que ahora. La agricultura tardaba más en sacar la cosecha y esperaba a su ciclo reproductor (2ª nidada) porque el trigo estaba en pie hasta finales de agosto; ahora solamente se encuentra sin segar por esas fechas en el norte de algunas provincias de Castilla y León y en Galicia y otras zonas del norte de España. En 1960 se segaba con agavilladora y por ese año aún no se había hecho casi ninguna concentración parcelaria; las linderas estaban tupidas y se formaban con unas hileras de las piedras que se retiraban cada año al arar y formaban una divisoria alrededor de cada propiedad llena de escobas y matas verdes donde criaban y se mantenían frescas las codornices. Lógicamente era necesario evolucionar o abandonar la agricultura y el pueblo. La concentración parcelaria puso sobre una única linde las treinta o cuarenta parcelas pequeñas que tenían entonces muchos propietarios en cada término y aquellas lindes de refugio para toda la fauna se sustituyeron por un mojón único de cemento en las cuatro esquinas de cada parcela concentrada. Ahora a primeros de agosto ya no es que no quede una espiga en pie, es que ya han retirado la paja, pasado las ovejas y hasta se ha arado para que no salgan las rascaviejas y esos cardos corredores.

A pesar de ello, en los últimos treinta y cinco años la codorniz se mantiene, aunque está ahora mucho más repartida por España y tal vez sea este el motivo que nos hace pensar que se ven muchas menos. Eso es así en algunas regiones, pero en otras se cazan y se ven más. En la tabla de capturas por CCAA que publicaré en setiembre se podrá comprobar. No obstante os adelanto algunos datos comparativos de las capturas declaradas en los años 1980 a 1990 y las cazadas en los primeros quince años de este siglo. Efectivamente, en Castilla y León seguimos siendo los líderes en capturas pero cazamos ahora un 14% menos que en los años 80 del siglo pasado. Sin embargo, en Aragón las perchas son ahora casi el 10% más generosas que en aquellos años. Hay una desviación entre esos años superior al 18 % entre nueve CCAA que cazan menos y que se compensan con otras ocho que cazan más. Es lo que resulta de analizar los datos de capturas que declaran los titulares de los cotos al final de cada temporada y que se recogen por las consejerías correspondientes que son las que han facilitado los datos que manejamos y que son los mismos que entregan (las CCAA que quieren) al MAGRAMA para las estadísticas que publica de capturas de especies.

La tabla siguiente nos da idea de las perspectivas para la codorniz en esta temporada que nos manifiestan cazadores de varias provincias. Cómo podéis ver la suerte va por barrios, aunque esta especie prefiere casi siempre algunos barrios de Castilla y León y Aragón.

PERSPECTIVAS PARA LA MEDIA VEDA DE ESTE AÑO

La media veda de este año, que comienza en este mes de agosto tiene estas perspectivas, a mediados de julio, para las tres especies más significativas. Según nos informan en las provincias que se relacionan, a una serie de preguntas sobre las expectativas de cada provincia, la media veda que se presenta así:

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-9-36-34captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-9-36-42

E: Excelente; MB: Muy Buena; B: Buena; R: Regular; M: Mala; MB: Muy mala; NLS: No lo sé. SD: Sin datos

RESUMEN: Como indican los colaboradores y ocurre cada año la codorniz va por provincias. De las 24 provincias que nos remiten datos hay respuestas desde muy bien (MB) para las esperanzas de los cazadores, precisamente en tres provincias muy codorniceras Zaragoza, Burgos y Soria, además de Badajoz, hasta muy mal (MM) en Ciudad real y Tarragona. Han entrado bien por Cádiz y tienen muchas esperanzas en bastantes cotos de Segovia y Zamora.  En la mayoría de las provincias: regular, que quiere decir: que con pocas esperanzas. No obstante dentro de una misma provincia, hay cotos donde tienen la contraria y es porque esta especie es muy singular y hace todos los años lo mismo; por unas razones u otras es difícil acertar dónde nos va a dar alegrías o disgustos.  En Asturias, Cantabria y Canarias las capturas de codorniz son testimoniales o nulas.

Tórtola, como vemos sigue sin levantar cabeza, lo que nos va a hacer pensar que hay que continuar y rematar algún estudio como el que iniciamos por FEDENCA-RFEC durante  dos años (2011 y 2012) que indique por donde van las debilidades y posibles fortalezas de la menor de las palomas, para tomar una decisión definitiva. No es cazar con cupos prudentes como los que hay en España lo que acaba con la especie; pero no ayuda nada a la tórtola las tiradas sin control en los cebaderos artificiales de primavera, que es algo que venimos denunciando  y que sólo sirven de negocio para los mercaderes de la caza, que son esos señores que no suelen poner nada a favor de la cinegética y quienes se aprovechan de ella. Los cazadores organizados pagan esas tiradas y todo, incluidas las manifestaciones. Algunos trapicheros cinegéticos son gente con mucho interés por su negocio y nula colaboración con la actividad que les proporciona el dinero.

Torcaz, como muy bien apunta un colaborador, es la especie que salva la media veda allí donde las otras dos especies están escasas o ausentes. Empieza a hacer bastantes daños y va a haber que cazarlas por daños en el campo y con jaulas en las ciudades. En alguna provincia ya se las caza a partir de junio por daños a la agricultura. En las ciudades arreglan los suelos y asientos de cualquier plaza arbolada con sus excrementos y te pueden dejar un día de boda sin traje.

Colaboradores encuestas: Alfonso Medina, Luis Buzón, Francisco J. Cano, Adelardo Villafranca, Manuel Gutiérrez, Alicia Rodríguez, Álvaro Trujillo y Fernando Gutiérrez – Antonio Gómez y Daniel Sipiera – Jaime Ripoll – Blanca Benedí, Santiago Iturmendi, José Fernández, José A. Pérez, José de Luis Cantero, José L. Rebolledo, Miguel A. Blanco, José L. Gómez, José Manzano, Claudio Sánchez, Leonardo de la Fuente y José A. Prada – Juan de Dios García y Manuel Aranda – Joaquim Vidal – Miguel Gómez y José M. Gallardo- Javier Nogueira – José A. Remírez.

 

 

De Raniero Massoli Novelli – http://www.flickr.com/photos/sassoferratotv/8150567966/, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=23347225

Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •